-->

Por Corrales

El pasado martes 4 de mayo venía en el bus interprovincial camino a mi pueblo, Buin. Sonó mi celular: “Aló, Corrales, habla Sergio Anónimo. Vamos a ver U.D.O.1, tengo entradas. Juntémonos a las siete y media en la Pizza Hut de Chile España con Irarrázaval”.

Ya poh, llegué a mi casa, ordené un par de leseras y me devolví a Santiago. Aunque no soy un gran fanático de Accept, sé que son una banda alemana legendaria, fundamental dentro de la historia del heavy metal. Por supuesto, el antiguo cantante de los germanos, el gigante pequeño Udo Dirkschneider, es de fábula, ya que está al nivel de Ozzy, Rob Halford, Brian Johnson y Bon Scott. Además, si alguien está metido en este asunto de los tarros y no conoce clásicos como “Metal Heart”, “Fast as a Shark” o “Balls to the Wall”, está puro dando jugo.

Cuando iba camino al show, pensé: chucha, van a tocar en el Rock y Guitarras. Ese local es la raja para tomarse las pilsen y escuchar buenas bandas locales2, pero, puta, sí, es demasiado chico. Ver a grupos importantísimos como The Haunted, Obituary o Entombed, es terrible, no sirve, todos los chascones terminamos peor de como somos siempre. Primero porque hace demasiado calor; uno siempre suda la gota gorda en el pogo, pero ayer moví el cogote mamasanamente y tuve que estrujar la polera antes de salir. Otro factor negativo que tiene el local para este tipo de eventos es que tiene el piso de cerámica. La cantidad de ebrios eufóricos que se va al suelo es enorme. Uno no puede estar en el pit pateado culos como se debe, porque las probabilidades de irse a piso aumentan en un 200%. Yo mismo, para la tocata de Entombed3, me saqué las reconchesumadre mil millones de veces4.

Tirando la talla con chascones viejos, escuché a un cuarentón con cara de melancólico: “Me da pena, U.D.O., puta, un local tan chico para un hueón la raja, hueón, ¿tenís un pucho?”. Otro pelucón más joven me dijo: “Puta la hueá, esta hueá es enana, menos mal que U.D.O. es chico, si no, no cabría el culiao, jajajá”. En fin, es lo que hay, pensé, pero si la organización le hubiese puesto un poco más de wendy, demás que se pudo haber conseguido el Teletón, por último el Novedades, pero bueh.

Con Anónimo, Luis Carlos y (¿cómo se llama el loco que nos invitó?) llegamos justo cuando empezó a tocar la banda peruana Necropsia. Eran buenos los locos, tocaban un metal del estilo Swansong de Carcass con varios toques de speed. Además, cuando Metallica tocó en Lima, fueron los encargados de telonearlos. Eso no es poco, por lo mismo, me dio mucha lástima que los hayan cortado en el último tema. Siempre es charcha cuando pasa eso, sobre todo si la banda que está arriba lo está haciendo bien.

La banda siguiente fue Battlerage, unos consagrados del heavy metal nacional. De hecho cada vez que me acuerdo de este grupo, me dan ganas de poner voz de Halford enojado y decir “metal, metal, heavy metal”, con el puño en alto. En el escenario son súper sólidos estos locos, suenan como ejército dirigiéndose al campo de batalla, tal cual lo dicta su estilo. Mención aparte merece el cantante, pues, definitivamente, es un gran frontman con consciencia del espectáculo. Fox-lin sabe que tiene que hacer un show para entretener al público, así, nadie se olvida de una tocata de Battlerage con su sonido clásico de metal-metal-heavy-metal.

Llegó el momento de U.D.O.. El público, literalmente, estaba cocinado5. Tanto, que tuvo salir un paladín del metal nacional para calmar los ánimos. Cuando todos ya estábamos impacientes y cansados de hueviar al roadie de los alemanes, Cris Squad salió hablando por el micrófono: “Oye, cabros, saben qué, la gente de U.D.O. dice que si les tiran latas, cosas y hueás, no van a salir a tocar (abucheos). Pero yo les dije que no se preocuparan, yo sé que se van a portar bien, ¿cierto? (aplausos). Porque acá nos gusta el metal y respetamos a las leyendas (más aplausos). Así que pórtense bien los hueones, ¿ya?”. ¡Sí, putamadre, huacho culiao, toquen conchetumare!, gritó el público de vuelta.

Salieron a tocar los eurogringos. El bajista era igual que Wino de The Obsessed, Saint Vitus y otras bandas más. El batero, más joven que todos, creo que tocó en el último disco de Accept6. No identifiqué a los demás músicos, ni siquiera por parecidos. El chascón de la primera guitarra era el típico alemanote, crespo y castaño; tocaba rebien el hueón. El de la rítmica era un loco canoso de pelo corto que, perfectamente, podría ser un turista que anda dando jugo en Valparaíso. Lo mismo para U.D.O.; lo único que le faltaba era la cámara fotográfica en el cogote para transformarse en un turista equis, un gordo de negocios o un amigo de tu viejo.

El sonido no estaba tan bueno. La voz de U.D.O. no se escuchaba tan bien, pero el cuatro cuartos muy marcado de la batería, acompañado de los riffs y la palabra “METAL”, sonaba potente. Imposible no cabecear, aunque uno no conozca los temas. Tocaron varios clásicos no tan conocidos, deduzco, porque la cantidad de pelotudos emocionadísimos no era poca. El número de gente haciendo el clásico “oohOHHHohhhOHHHH” de las melodías típicas, a veces, sonaba más fuerte que los parlantes. Se escucharon varios temas de U.D.O. y Accept, por lo tanto, “Balls to the Wall”, como ending, fue la raja. Pero, sin duda, los puntos más altos de la noche fueron “Fast as a Shark”, “I’m Rebel”, “Mean Machine” y “Animal House”.

Al final, el público no se portó tan mal. Con lo cumas que somos, pudo haber quedado la cagá máxima. Pero, después de las palabras del Cris Squad, el hueonaje se controló. De todas maneras y como siempre, existieron los idiotas que igual tiraron tonteras e hicieron que los eurogringos se enojaran harto. Honrosa referencia merece el genio absoluto que, con una lata de desodorante y un encendedor, hizo un lanzallamas artesanal. ¡Qué ser humano más egregio en su inteligencia! Puta, el hueón imbécil, ojalá que no tenga hijos nunca en la vida ese chuchesumadre.

Con todo, el show no estuvo tan malo. Más que mal era la voz de Accept. Para la próxima, ojalá que los organizadores consigan una mejor locación para recibir a cualquiera de los metal gods que nos van quedando vivos.

Personalmente, lo mejor fue encontrarme con Christopher “Mandinga” Moraga y Rodolfo Sánchez, antiguos compañeros de colegio con los que escuchaba todos estos tarros rockeros desde antes que tuviésemos barba. Qué emoción.

Agradecimientos: Jorge Lagás

NOTAS

  1. De aquí en más nos referiremos indistintamente de esta forma tanto para hablar de la banda como para señalar a Udo Dirkschneider [N. del E.] []
  2. BANDAS NACIONALES ORIGINALES, no grupos tributos llorones []
  3. Banda que sí me gusta más que la mierda []
  4. Me acuerdo de esas caídas y se me paran los pelos y me cago de la risa. Sí, algunos chascones somos buenos para el masoquismo y, claro, huevetas []
  5. No había tanto borracho, porque las pilsen estaban súper caras []
  6. Por lo menos sale en el video clip del single. Si algún fan lee, porfa, aclare la película []
corrales 7 / May / 2011

4 comentarios hasta el momento

  1. udo says:

    compadre usted fue al concierto o no?
    el guitarrista que usted señala que parecía de valpo, es el ex baterista de accept stefan kaufmann y lleva años tocando en udo como guitarrista…
    tampoco tocaron fast as a shark…o mean machine…

    • corrales says:

      Perdón, cumpa. Sé que para los fans acérrimos cometí un pecado mortal. Reconozco que me quedé más pegado con el contexto que con la tocata y, como soy tan buen mentiroso, me inventé las canciones que tocaron y me las creí completamente. De hecho, hasta recuerdo haber cabeceado “Fast as shark”. Y si de rigor periodístico se trata…, puta, sólo me había tomado un té con miel y una pilsen. Reitero mis sinceras disculpas a los fanáticos religiosos un dios del metal.

Deja un comentario


Antes de comentar, por favor considerar:

  • Estos comentarios son moderados
  • Los comentarios deben ser relevantes para el tópico de la publicación y contribuir a la discusión
  • Ataques personales y/o lenguaje con groserías no serán tolerados
  • Comentarios spam serán eliminados

Programación

Síguenos

  • Facebook

  • Twitter

  • Newsletter