-->

Fotografía extraída de www.invocatio9.blogspot.com.

Por Juan Comando

Krisiun: doble bombo, death metal, cráter lunar, Brasil, caipiriña, favelas, mundial, negros y travestis. Los fui a ver el 2001 cuando por primera vez tocaron en Chile, Santiago, gente de mierda y pretensiosa, como yo escribiendo esta columna, pensando que alguien la leerá. Pero bueno: ¿usted conoce a Krisiun? Death metal caracterizado por un doble bombo militante, misma escuela de Rebaelliun y Abhorrence. Si le gusta Krisiun antiguo, escúchese Evoking the Abomination (2000) de estos últimos. ¿Usted no conoce a Krisiun? Entonces escuche el disco Black Force Domain (1995). The Great Execution, último trabajo del trío de Porto Alegre, lanzado hace pocos meses, me hizo recordar cuando un amigo se iba a casar. Sí, por la iglesia. Y la verdad es que no era mi amigo, pero otro amigo, amigo de mi no amigo, le dijo que le iba a dar el mejor regalo de todos, un colador, y no cualquier colador sino uno Wenco. El caso es que este disco, el octavo en la carrera de Krisiun, es eso: plástico reciclado de baja –¿o alta?– categoría. De todas formas, algo totalmente funcional. A algunos les servirá para hacer tallarines y comer y ser gordos porque estar gordo está de moda. A otros les servirá para estrujar el trapo del piso, etcétera. ¿Pero acaso Wenco utiliza plásticos reciclados? No me sorprendería que no, o que comprase plástico reciclado a empresas de afuera: China, que es comunista. ¿Me agrada el comunismo? No, derechamente no me agrada. La gente no es igual. Un hombre no es lo mismo que una mujer y nunca lo será. Yo soy diferente a usted y si eres mujer por favor regresa a la cocina y haz un pan. Con palta. ¿Sanguchito de palta? Eso me dijeron el otro día por hablarle pescadas a la polola de un amigo. Pero soy honesto y cuando se siente química, cuando uno le habla a una mujer, hay pasión. O a veces calentura. Cuesta diferenciarlos, he ahí la verdadera sabiduría. Y no creo que debiésemos asumir que todo lo chileno, como Wenco, es malo. Después de todo, hacen la pega. Pero basta de irse por las ramas, volvamos al objetivo: ¿darles una imagen clara del disco? ¿Gastar su preciado tiempo? En alguna parte leí que el conocimiento es poder. Y el poder mata. Cuando se entiende un misterio, este deja de serlo. El arte que Krisiun plasma en esta obra no es arte. No para mí, pero ese soy yo y usted es usted. Campos de pertenencia. Como en la física, cada ley tiene un límite, nada se aplica para siempre. Tenemos la cuántica y tenemos la mecánica clásica, una para mundos subatómicos y la otra para lo macro. Y ambas convergen. ¿Usted sabe dónde tiene la mente en este momento? O, mejor dicho, ¿hacia dónde apunta? ¿Y por dónde ha pasado su red, esa que atrapa lo que quiere atrapar y que se gasta o fortifica para su misión final, que no es más que la muerte? El pasado de su red dirigirá el norte de su barco. Si usted no me entiende, me refiero a que lo que uno come es también una sentencia de muerte. Cada bocado fortifica nuestra salud, pero al mismo tiempo es cómplice del desarrollo, es cómplice del tiempo que va pasando. El tiempo es el maestro de todos y finalmente llega la muerte. Entonces, ¿de qué forma queremos pasar nuestros segundos, nuestros minutos o nuestras vidas? Yo la paso en este momento tomando vino y después de escuchar el nuevo disco de Krisiun siento que debo tomar un poco más y subir el volumen de lo que resuena en estos momentos por mis parlantes, que no es ni será precisamente el último trabajo de Krisiun.

Imagen extraída de www.on-parole.com.

Enlaces relacionados:

Sitio web de Krisiun.

Uranus 4 / December / 2011

Deja un comentario


Antes de comentar, por favor considerar:

  • Estos comentarios son moderados
  • Los comentarios deben ser relevantes para el tópico de la publicación y contribuir a la discusión
  • Ataques personales y/o lenguaje con groserías no serán tolerados
  • Comentarios spam serán eliminados

Programación

Síguenos

  • Facebook

  • Twitter

  • Newsletter