-->

Por Corrales(!)

Death and roll

Después de un mes de andar con el disco para arriba y para abajo en mi mochila, ponerlo en la pega, ganarme la aprobación de los chascones y el repudio de los pussies, al fin sale a la luz la reseña de Last Breath, segundo disco de la banda nacional Lefutray, que tiene –un no tan– nuevo line up y alrededor de siete años de circo. Estos últimos puntos se notan a kilómetros de distancia, si comparamos este disco con el trabajo anterior del quinteto santiaguino. Porque now this guys sing in gringo, cuz is the language of metal, you damn sissy y, lo otro es que, sin caer en tecnicismos que me quedan grandes, igual se escuchan harto más llenitos, sin saber a ciencia cierta si han criado ponchera.

Luego de la primera escuchada, los 10 temas que componen Last Breath pasan la prueba del cogote: es imposible no ponerse a mover el tungo con unas cuerdas bien graves, una bataca sólida, un armagedón vocal, velocidad y riffs con groove, mucho groove. Porque una cosa es cierta: aunque el tupa-tupa del beat determine a esta banda desde el nombre (“Lefutray” en mapundungún significa “sonido rápido”), las partes para descansar del cogotismo son bien notorias, asunto que le agradecemos mucho al metal de los noventa, es decir, a asuntos netamente panterianos, perfectamente fearfactoryanos, lambofgodianos y extremados por cierta horda demente sueca.

La “Intro” nos dice we love riffs. Y uno le responde: pos ni modo, a mí también, wey.

“Agreement of Suffering” (o afírmate, mierda): Lefutray podría llamarse “tocamos rápido, conchetumadre” –y de hecho le rinde tributo al nombre–, pero siempre guarda un espacio de groove. Quizás sea un poco reiterativo en las partes saltarinas (como le decíamos al groove en los noventa), pero creo que estas tienen un espacio muy bien ganado, pues están súper bien ejecutadas: cuando escuchas algo rápido y de repente se pega una chantada que le baja el tempo a más de la mitad, hay una energía contenida que se tiene que sublimar por alguna parte. En Last Breath el ardor y potencia de la velocidad está súper bien disipada. Es como ir en un Transantiago a 110 por la Alameda que de repente se pega un frenazo épico y uno queda parado como un campeón y de paso afirma a la mina que va al lado tuyo o, lisa y llanamente, a un par de chascas que se tropiezan en el mosh para dejar la cagá y media. En Lefutray la energía se va al riff, al crash, al bombo y a la garganta, conchemimadre, despacio, rockeando, para qué tan rápido. Enjoy the ride.

De izquierda a derecha: Christian Bravo, Juan Vejar,Leonardo Gacitúa,Yonattan Muñoz y Cristian Olivares

“Ain’t Part of It”: este es un track enojado, muy enojado y, por la cresta, qué bien se siente escuchar algo que te acompañe en la ira constante que nos invade a todos los chascones de mierda. Es como cuando David Bowie canta “you are not alone”, pero dicho de esta forma: “puto mundo de mierda, nosotros no somos parte de él y no me vengan con hueás, maricas de mierda”. Ahí, el que no ama los tarros puede llegar a entender por qué en las tocatas nos sacamos la cresta y nos da lo mismo. Es un asunto de ira acumulada, sadomasoquismo y camaradería chascona. Es la imagen que puedo proyectar de esta canción. “I’m fed up with it/ I’m sick of it/ I’ain’t part of it”.

“263″. Con un enigmático nombre, esta canción tiene una buena intro con guitarras con sonido de acústica que suenan como un trompe o música de la Gente de la Tierra. Ojo que el asunto del metal étnico es bien extremo, porque puede sonar como algo forzado o un imbunche de duty free, pero, por otro lado, cuando viene de la guata y está bien pensado en la composición, funciona, sale orgánico, no como un mush up que apela a una identidad que ya no existe. Es algo parecido a lo que hacen los metal vikingos, que corren la misma suerte que nosotros los sudacas: resulta o no resulta. Quizás fue un volón mío y la canción quiso partir de otra manera. Bueno, al fin y al cabo es una lectura positiva. Estos locos zafan, les sale.

“I Feed your Eyes”. Una entrada con riffs más abiertos y un fraseo vocal más doom, llaman la atención, sacan del contexto, pero no por mucho tiempo, porque enseguida aparece el groove y el speed.

“Screaming In Silence”. Es chora la partida de las guitarras. No tengo tan fina la oreja como para decir cuántas guitarras suenan, pero la armonía se escucha la raja, para después entrar al Lefutray puro y darle como caja al speed. Antes del coro hay un puente de batería con un riff sicópata que te saca unas sonrisas de aprobación, uno piensa “la hueá la raja, suena enfermo”.

Creo que es mi favorito del disco.

Con respecto a los temas restantes, escuchen el disco y háganse su propio juicio, hueones pajeros.

Lefutray

Notas sueltas:

  1. Los guturales me recordaron al ER de Execrator, disco que a los que les gusta el groove metal (perdón por usar esta palabra otra vez) cachan perfectamente y lo atesoran.
  2. Detalles. Quizás mis cagones parlantes de computador o mis súper audífonos de US$300 no le hicieron honor al bajo que no lo supe apreciar del todo.
  3. El punto 2 no opaca el trabajo de los riffs. Otra estrellita para Audiocustom, estudio que se ha mandado unas buenas pepas con los discos de Nuclear.
  4. La batería suena la raja, humana, poco pasada por máquinas, platos de metal y masas dándole al parche. No sé qué tan maquillada esté por el trigger, pero me gusta que el ride suene humano, no como un secuenciador.
  5. La banda tiene dos guitarras, bajo, bataca y vocal.
  6. Bueno, al groove metal también se le puede decir death and roll.

 

Juicio Final

Está bueno el disco, así que lo único que les puedo decir es que lo escuchen para que se hagan cagar los oídos con honor. A los que les gusta Suecia por harto más que las rucias maravillosas van a quedar igual de calientes por los riffs. Lo otro: LONG LIVE TO THE GROOVE.

corrales 11 / May / 2012

2 comentarios hasta el momento

  1. Uranus says:

    ¡GRANDE BIG TOWER!

  2. Carlos Carlos says:

    La dura, aguante towers!

Deja un comentario


Antes de comentar, por favor considerar:

  • Estos comentarios son moderados
  • Los comentarios deben ser relevantes para el tópico de la publicación y contribuir a la discusión
  • Ataques personales y/o lenguaje con groserías no serán tolerados
  • Comentarios spam serán eliminados

Ficha

Disco: Last Breath
Banda: Lefutray
Año: 2011
Tipo: Álbum de estudio
País: Chile
Sello: Independiente
Alineación: Christian Bravo (bajo), Juan Vejar (voz), Leonardo Gacitúa (guitarra),Yonattan Muñoz (batería) y Cristian Olivares (guitarra).
Tracks:
  1. Intro
  2. Agreement Of Suffering
  3. Immersed
  4. Ain’t Part Of It
  5. 263
  6. I Feed Your Eyes
  7. Rats And Vultures
  8. Through Your Veins
  9. Hunter
  10. Screaming In Silence

¿Quieres seguir informado?