-->

Enforcer es una banda sueca creada el año 2004 por su vocalista Olof Wikstrand. El proyecto nace amparado bajo el concepto de hacer heavy metal de corte clásico. Wikstrand, quien fue el único miembro de la banda durante un breve periodo, decide integrar a los guitarristas Joseph Tholl y Adam Zaars (este último abandonó la banda el año pasado), el bajista Tobias Linqvist y el baterista Jakob Ljungberg, quien dura sólo un año (2007), para luego ser reemplazado por el hermano de Olof, Jonas Wikstrand.  Con esta formación se publican los dos álbumes que poseen, Into The Night (Heavy Artillery Label, 2008) y Diamonds (Earache Records, 2010).

Carátula de Diamonds

Por medio de sus dos trabajos, estos jóvenes suecos nos dan a entender que aun es posible retomar las raíces, volver a mirar atrás pensando en el presente, no imitando, sino que haciendo heavy metal (de) nuevo. Es por esto mismo que llaman la atención y sobresalen en la escena del metal contemporáneo, surgen rodeados de estos aires nostálgicos, pues su obra es así; evoca añoranza pura, pero sin caer en un juego absurdo de imitaciones mal logradas y esto se ve reflejado en la estética del álbum y en la estética de ellos como banda.

En primer lugar el disco suena clásico. Su fuerte es la música misma, ya que no trata de emular el sonido añejo de los ochenta, no lo necesita. A ratos lo heavy se funde con el speed y ciertos tintes thrash, lo que le otorga potencia. De esta forma surge lo interesante de la cuestión, es decir, surge Diamonds, que bien hace honor a su nombre; brilla y resalta en una época en que el heavy metal parece ser un mero recuerdo del pasado. Es un disco acabado (tiene más “consistencia” que Into The Night, sin menospreciarlo por supuesto), con canciones bien hechas, hiladas e interesantes. La estética que se sostiene en ellas responde a la tradición atemporal que mantiene con vida el heavy metal: las guitarras no dejan de lado la suciedad y tampoco la técnica, no se trata de ser perfeccionista, sino de que el sonido “fluya”, que transporte a ese no-tiempo. El bajo se escucha con claridad, el sonido “galopante” es notorio –trae a la memoria el sonido del primer Iron Maiden, aspecto que se ha comentado bastante en la red– pero mantiene su propia impronta, sabemos que está ahí.

Por otro lado la batería también aporta a la estética de manera fundamental, pues es este instrumento el que va marcando el ritmo y sus cambios; gracias a él podemos argumentar que son indiscutibles las marcas de lo heavy, speed y trhash. La voz es un hallazgo, aspecto que se puede notar en el primer disco de la banda, podemos apreciar lo envolvente que es, así mismo su potencial y cómo este ha ido evolucionando –para mejor– ya que se nota más escuela en este álbum.

El objetivo estético es muy logrado e intenso, creándose una atmósfera particular; las calles y sus luces (“You trade yor life for diamonds  under all city lights”1) y la noche como un ser maligno al acecho que las envuelve (“A dance now in the moonlight the circle of sycamore trees/ Through the darkness of future past the magician longs to see”2). Este es el escenario, el paisaje, de este “romanticismo” que exalta la tradición metalera, sin dejar de lado la popular alusión al infierno, común y  personal (“Love of heavens won’t  make me heavenly/ You try to embrace but your love is not made for me/ Take me to hell/ get me out of here”3), se va armando un panorama que ya nos es conocido, como extraído de los ochenta, pero teniendo en cuenta el tiempo en que se vive; por esto mismo Japón (Tokio, específicamente) es elegida como la ciudad-escena de las canciones, y no alguna inglesa o norteamericana. Se está apostando por lo actual, pero sin dejar de lado eso melancólico, que el mismo Tokio posee: modernidad y tradición, es el futuro y pasado al mismo tiempo, es el constante no-tiempo que la banda trata de retratar (“See you in Tokio, out in the city”4). No es menor recordar que la ciudad japonesa de a poco fue convirtiéndose en la capital por excelencia del heavy metal y ha sido el destino preferido de muchas bandas del estilo: Judas Priest, Motorhead, Deep Purple, Rainbow y, obviamente, Enforcer, entre muchas otras.

Arte interior del disco

De esta forma Diamonds luce y goza de una estética propia y atractiva, que no apunta a la imitación, sino que trae hacia el presente estas formas clásicas y las hace propias, creando así una nueva corriente de heavy metal: el hecho en el siglo XXI.

La nostalgia que evocan los músicos en cada una de las canciones le da un sentimiento característico al álbum, como de constante remembranza, pero con conciencia de que la gema forjada es actual, y refulge en este mismo momento deslumbrando a sus oyentes.

Esto implica que la estética, ya sea musical, lírica, e incluso la apariencia al momento de vestir (exhibida en el arte del disco y en sus presentaciones en vivo), mantiene un pensamiento. Es por esto mismo que  llama la atención el aspecto de los integrantes de la banda, ya que no hay un afán por parecer “tradicionales”. Wikstrand, el vocalista, es el único que viste un poco más a la onda, pero hasta cierto punto, aunque se entiende, puesto que es el frontman, pero no sobrepasa ningún límite, no cae en la extravagancia de lucir muy ochentero.

Es por todo esto que se crea un disco sólido, atractivo, una verdadera joya moderna que vale la pena adquirir, ya que es heavy metal que se ha trabajado con conciencia, pasión  y logra relumbrar en estos tiempos, donde la sensibilidad auditiva pareciera haberse predeterminado y condicionado a ciertos canones actuales casi por norma.

NOTAS

  1. “Running In Menace”. []
  2. “Walk With Me”. []
  3. “Take me to Hell”. []
  4. “Running in Menace”. []
Countess 25 / June / 2012

Deja un comentario


Antes de comentar, por favor considerar:

  • Estos comentarios son moderados
  • Los comentarios deben ser relevantes para el tópico de la publicación y contribuir a la discusión
  • Ataques personales y/o lenguaje con groserías no serán tolerados
  • Comentarios spam serán eliminados

Ficha

Disco: Diamonds
Banda: Enforcer
Año: 2010
Tipo: Álbum de estudio
País: Suecia
Sello: Earache Records
Alineación: Olof Wikstrand (voz), Adam Zaars (guitarras), Joseph Tholl (guitarras), Tobias Lindkvist (bajo) y Jonas Wikstrand (batería)
Tracks:
  1. Midnight Vice
  2. Roll the Dice
  3. Katana
  4. Running in Menace
  5. High Roller
  6. Diamonds
  7. Live for the Night
  8. Nightmares
  9. Walk With Me
  10. Take Me to Hell

¿Quieres seguir informado?