-->

Por Anónimo

Quizás, el mejor disco de los ingleses y para nuestra decepción, la única obra de este estilo en la discografía de esta banda. Ojo, creo que cada etapa de Paradise Lost es, al menos, interesante y de hecho los elementos de melancolía y bajón se mantuvieron incluso en Host de 1999, pero lo que pretendo apuntar es que es solo en este disco (con la excepción de los chacales demos previos a este LP) se practicó una especie de death metal sin un ápice de velocidad.

Si conociste a los oriundos de Halifax por el material posterior a Draconian Times, definitivamente este disco será una sorpresa y no solamente por el estilo musical mismo, sino por el sonido primitivo y orgánico con que la banda ejecutó sus instrumentos. Olvida la perfección y pulcritud de Draconian Times, la sobre producción y orientación FM de One Second, los arreglos electrónicos de Believe in Nothing y la influencia americana de Symbol of Life. Acá tenemos un disco brutal y honesto, sinceridad por cierto que viene de la juventud de sus integrantes y la obvia permeabilidad a las influencias que tiene un primer disco en una banda.

Una amenazante intro sirve de preludio a “Deadly Inner Sense” y te das cuenta de un pequeño detalle, hay influencia de Black Sabbath pero sin sonar como esa influyente agrupación, a decir, no existe esa pentatonía descarada y tintes rockeros que Ozzy y compañía tenían en los setentas (elementos que son mejor reiterados por agrupaciones como Cathedral) sino que hay una pesadez única en su estilo. Las progresiones –si es que las podemos llamar así– dicen más razón con la atonalidad que con la pentatonía bluesera. Quizás la omnipresencia de tritonos y la lentitud de los pasajes musicales los emparentaría con Sabbath, pero también acá hay algo de Candlemass, en cuanto hay pomposidad y a la vez intimidad en los surcos. Forzando un poco el oído hay ciertos elementos de la música clásica, por la utilización de las melodías de Greg Mackintosh y también hay algo de bandas como Sisters of Mercy, relacionado con ese elemento de intimidad y precariedad que mencioné.

No obstante las voladas a que puedo llegar por este disco, debo destacar un elemento objetivo –sin perjuicio que cada track en promedio no pasa los cinco minutos y medio– cual es la sensación de que cada canción se hace positivamente larga, debido a la cantidad de información contenida en pocos minutos. Tomemos la canción “Paradise Lost”, se inicia con una tribal introducción y los cromatismos de los riffs de Aaron Aedy, coloreados por los pull offs y hammer ons de Mackintosh. Luego, cual aplanadora, sobreviene el tempo lento y repulsivo acompañado de la voz gutural y marcial de Nick Holmes. ¿Qué más honestidad quieres después de esos elementos musicales?, de acá mamaron muchas agrupaciones americanas y europeas, siendo curioso que este estilo casi inventado por los ingleses lo hayan abandonado para siempre, ¿les dejó de gustar? ¿sintieron que se la podían con nuevos estilos? Ni ellos quieren dar la respuesta y eso –junto a otros elementos– alimenta la mística de Paradise Lost, a diferencias de otras agrupaciones de su generación. En ese aspecto se les nota lo inglés, en su diplomacia y elegancia.

“Our Saviour” es mi favorita del disco, quizás acá las cosas se ponen más “up to tempo”, habiendo una estrofa más orientada al directo y unos riffs con ese doble bombo “mal tocado” que le da más honestidad al disco. Luego el maldito hammer on/ pull off cromático te da la pasada a ese estribillo carnicero, donde Nick Holmes profetiza “Where is your god now!!”. Cabe hacer notar un elemento épico que tenemos todos los metaleros, el cual es dar un mensaje a lo “Conan el Bárbaro”. En ese sentido, el mensaje de esta canción no subyace, sino que se apodera de tus oídos de tal manera que aún una persona que no sepa un carajo de inglés no le quedará duda alguna en lo que Holmes predica. Maravilloso y maldito track, daría mucho por escucharlo en vivo.

Escribir cuán importante es para fans y metaleros en general el siguiente surco es quedarme corto y amerita un análisis casi metafísico de ello, me refiero al himno de una generación, “Rotting Misery”, en que todos los elementos musicales –pasados y actuales– de Paradise Lost están presentes: melancolía, rabia, crudeza, contención, barroquismo, catarsis. Recordemos que estos ingleses, partiendo de su mismo nombre, siempre han sido una agrupación muy ligada a la literatura y a las sensibilidades meta musicales. Es imposible no evocar imágenes y no tener “deja vu’s” al ver el arte de sus discos, son de aquellas agrupaciones en que el contexto y el marco lírico son un pasaje aparte de lo musical. Tomando en cuenta toda esa cháchara, este track es un evidente ejemplo de ello. Por favor, escuchen ese piano sutil con las guitarras a uno por hora; esa batería minimalista que se vale del doble bombo, absolutamente y positivamente corrido, olviden la cuantización, para aumentar o disminuir la tensión o monotonía del track; y para finalizar, un solo que si te agarra en un mal momento, te impactará como una muralla de ladrillos, cumpliéndose el propósito de esta banda, cual es el entregar una acuarela tan gris que el auditor generará un escapismo obligado.

En fin, analizar un Goya o un Bosco son estupideces, simplemente hay que apreciarlos, estudiarlos y sentirlos. En ese contexto, este disco es comparable dentro de los estándares de nuestro rollo a la belleza de esas obras, ya que solo se entiende cuando lo escuchas en tu casa con poca luz y con esos audífonos de la vieja escuela, que captan cada movimiento de esta sublime música.

Recordemos que Paradise Lost se presentará el 12 de diciembre en Chile, por lo que recemos que al menos exista UNA concesión a este discazo.

anonimo 2 / November / 2012

Deja un comentario


Antes de comentar, por favor considerar:

  • Estos comentarios son moderados
  • Los comentarios deben ser relevantes para el tópico de la publicación y contribuir a la discusión
  • Ataques personales y/o lenguaje con groserías no serán tolerados
  • Comentarios spam serán eliminados

Ficha

Disco: Lost Paradise
Banda: Paradise Lost
Año: 1990
Tipo: Álbum de estudio
País: Inglaterra
Sello: Peaceville Records
Alineación:

Nick Holmes: voz

Greg Mackintosh: guitarras

Aaron Aedy: guitarras

Steve Edmonson: bajo

Matthew Archer: batería

Tracks:
  1. Intro
  2. Deadly Inner Sense
  3. Paradise Lost
  4. Our Saviour
  5. Rotting Misery
  6. Frozen Illusion
  7. Breeding Fear
  8. Lost Paradise
  9. Internal Torment II
Discografía escogida:

Gothic (1991)

Shades of God (1992)

Icon (1993)

Draconian Times (1995)

Symbol of Life (2002)

Paradise Lost (2005)

Otros han opinado que...

Lost Paradise corta con una cuchilla sucia. Martillea a quien lo escucha con riffs aplastantes y voces ásperas. Te ahoga en una bañera sucia, te jala hacia arriba cuando estás sin aliento, solo para sumergirte de nuevo en el agua negra.

 

Zombie_Quixote. "Not for Fans of Paradise Lost." Encyclopaedia Metallum. 18 junio 2008. Web.

¿Quieres seguir informado?