-->

Cerebral - Agorafobia (2015)

Por Christopher Rosales1

Según la RAE, agorafobia es el término siquiátrico que hace referencia al miedo a espacios abiertos como plazas, avenidas, campos, entre otros. En este marco se circunscriben los temas “Esquizofrenia”, “Pesadillas”, “Alzheimer” y “Pandemia”, que conforman el EP Agorafobia, de Cerebral. La banda death metal rancagüina, fundada en 2014 por Alamiro Becerra, exintegrante de Inhumano, Oliver Moris, ex Dismorfia, y Claudio Abarca, proveniente de Ancestral, propone un trabajo que circunda temáticas sobre trastornos mentales y desórdenes sicológicos. De ahí los nombres de sus canciones y del EP –ni hablar del de la propia agrupación–. Con un sonido envolvente y poderoso, que a ratos recuerda a Origin y Suffocation. Las líricas oscuras, siempre sujetas a la raigambre cerebral, reafirman una estética que escudriña un mundo complejo y altamente susceptible: la locura. Lógica propia –única vía, si se quiere– de la sociedad a la que pertenecemos.

Musicalmente, la voz de Becerra, con permanentes pig squeals, más la loable técnica de Moris en la guitarra, que entremezcla poderosos riffs con barridos y escalas y rupturas rítmicas, y Abarca en la batería, con constantes y bien marcados blast beats que demuestran compromiso con un sonido realmente brutal, revisten la banda de aires frescos, enérgicos y que nos dejarán pegados un buen rato con varios de sus estribillos. Hay influencias marcadas, qué duda cabe, sobre todo del mundo del death metal técnico, pero no se podría hablar de mímesis. El talento de Cerebral y las ganas conforman un trabajo interesante en varios niveles.

Alamiro Becerra, vocalista de Cerebral.

Alamiro Becerra, vocalista de Cerebral.

Fernando Pessoa en su Libro del Desasosiego plantea que “El mundo es de quien no siente. La condición esencial para ser un hombre práctico es la ausencia de sensibilidad”. Desde este ángulo se puede entender el concepto de Agorafobia y su sonido que irrumpe sin pausa, rápido y duro hasta producir metástasis atacando de lleno nuestras redes neuronales, los sentidos, el cerebro entero. Si obedecemos a Pessoa, entenderemos entonces que esa inamovilidad en las letras, ese sentimiento que carcome e impele al escape, nos habla de un encierro –un claustro que se opone al ágora– en nuestras propias cabezas: representan un ensimismamiento al dolor fruto del afuera, a punta de sonidos estridentes e imágenes fatales de las que no se halla salida, ni la hay. Agorafobia es la salida.

En ese sentido, el EP puede entenderse como una alegoría a desequilibrios mentales que nacen a raíz de una sociedad nefasta, autodestructiva e indeseable. A ese afuera al que tememos, odiamos y que por sobre todo resulta una amenaza constante por su fuerza alienadora; volverse uno más, un zombie, ser, finalmente, carcomidos por esa “Pandemia” que es la masa; justamente el tema que cierra el disco.

Claudio Abarca, baterista de Cerebral.

Claudio Abarca, baterista de Cerebral.

Con todo, y si bien la alegoría que proponen las líricas son del todo interesantes, un problema a considerar está en lo musical. Las loas al trabajo de Cerebral se mantienen, mas es necesario destacar que pareciera que los mismos recursos técnicos que track a track suenan geniales, a la hora de analizarlos en conjunto se tornan reiterativos y hasta monótonos. Se trata de canciones grandiosas y que conectan inmediatamente, en términos burdos, dan ganas de vacilarlas de una, pero no es posible obviar que temas como “Pesadillas” y “Alzheimer”, que además se corresponden correlativamente, cuentan con tiempos, cortes y riffs semejantes; despiertan sospechas sobre lo que pueda cuajar hacia la construcción de algo más extenso. En otras palabras, al escuchar el EP ininterrumpidamente, da la impresión de que se trata de un mismo tema largo, algo que podría ser intencional, sin embargo, no termina de convencer como gesto estético e incluso merma la técnica y poderío que minutos antes celebráramos.

Esto último no es algo que crucifique este trabajo. La propuesta de Cerebral en Agorafobia es buena y promete. Mantiene expectante a lo que suceda con su próximo LP, que dicho sea de paso se encuentra actualmente en la última etapa de composición; esperaremos hasta entonces para juzgar con todas las de la ley.

Cerebral. De izquierda a derecha: Alamiro Becerra (voz), Claudio Abarca (batería) y Oliver Moris (guitarra). La banda cuenta con un cuarto integrante, el bajista Sebastián Hidalgo.

Cerebral. De izquierda a derecha: Alamiro Becerra (voz), Claudio Abarca (batería) y Oliver Moris (guitarra). La banda cuenta con un cuarto integrante, el bajista Sebastián Hidalgo.

  1. Santiago, 1989. Licenciado en Literatura de la Universidad Diego Portales y en Educación de la Universidad de Chile. Publicó la novela Canciones Espectrales. La muerte de los Monroy’s Destruction, que explora el universo del metal extremo. Actualmente se desempeña como profesor de la Escuela Desarrollo de Talentos. []
Uranus 29 / August / 2016

Deja un comentario


Antes de comentar, por favor considerar:

  • Estos comentarios son moderados
  • Los comentarios deben ser relevantes para el tópico de la publicación y contribuir a la discusión
  • Ataques personales y/o lenguaje con groserías no serán tolerados
  • Comentarios spam serán eliminados

Ficha

Disco: Agorafobia
Banda: Cerebral
Año: 2015
Tipo: CD (EP, estudio)
País: Chile
Sello: Rotten Cemetery Records
Alineación:

Alamiro Becerra: voz.

Claudio Abarca: batería.

Oliver Moris: guitarras.

Sebastián Hidalgo: bajo.

Tracks:
  1. Esquizofrenia
  2. Pesadillas
  3. Alzheimer
  4. Pandemia

¿Quieres seguir informado?