-->

Necroripper: Necrometal (2012)

Por Cristian Salgado Poehlmann

Necrometal es el larga duración debut de Necroripper (Viña del Mar), un trabajo que no solo viene a coronar una seguidilla de producciones menores desperdigadas por el cuarteto durante toda la primera parte de su carrera (demos, esencialmente), sino que también se constituye como una cuidada y exacta pieza que despliega, sin tapujos ni sofisticaciones, la poética de la banda, es decir, la perspectiva desde la que enfrentan el metal, su propio modo de escucharlo y, por supuesto, de plasmarlo. Sobre esto, a continuación.

Al momento de situar históricamente a Necroripper en el mapa del metal nacional, resulta obligatorio remontarse a la Región de Valparaíso, año 2000 en adelante, cuando agrupaciones como Genocide, Acrostic y Miserycore comenzaban a hacerse de un nombre dentro de las escenas tanto thrash como thrash black metal.1 Bajo ese contexto, nace Torment, proyecto de corta duración, liderado por Morbid y Cadaver,2 pero que sirvió para forjar la base de lo que en 2006 pasaría a llamarse Necroripper, cuarteto que debutó en 2008 con el demo Rehearsal from the Grave. Pero las influencias foráneas, naturalmente, también contaminaron a la agrupación, influjo que persiste hasta nuestros días. Inhalaron con particular efervescencia el hedor de eso que algunos llaman thrash metal de la oscuridad. Merciless y Morbid emergen como dos buenos ejemplos: ambos suecos, ambos regurgitadores de putrefacción pura. Pero el primer Sepultura también está presente. Necroripper, asimismo, huele a Bestial Devastation y Morbid Visions.

Necroripper

Hubo una época, fechada exactamente en los ochenta, en que algunos discos eran un continuo, el álbum en tanto que obra, una unidad indisoluble que perdía su espíritu si de ella se extraían solo un par de canciones.3 Las placas Darkness Descends de Dark Angel y Kill’Em All de Metallica son dos claros ejemplos. De hecho, ambas bandas podrían tocar estos discos de principio a fin y obtendrían un concierto completo (o al menos una parte de este). En cuanto a su estructura, Necrometal rescata el arte de hilvanar las partes internas de una obra de tal manera de que sea un todo indestructible. Desde “Funeral”, pieza que opera como introducción instrumental y que instaura el aura de muerte y perversión que predomina en el álbum, hasta “That Sweet Perfume from Graves”, corte de intensidad maníaca al que se le enlaza un breve outro que da cuenta no solo de su propio fin, sino que el del disco completo. En otras palabras, la concatenación de canciones está lúcidamente lograda. Y contrariamente a lo que algunos publicaron, Necrometal en modo alguno camina por el sendero de Nifelheim, Force of Darkness o Aura Noir. Nada que ver. A las influencias citadas en el párrafo anterior, podrían sumársele ciertos toques del antiguo Atomic Aggressor. En términos generales, Necrometal es un disco que composicionalmente evoca un metal de otra época, como si se tratase de la evolución de una banda tributo, leído esto último en buenos términos, pues da cuenta del estado del género durante los últimos 10 o 15 años, uno que emula lo ya hecho por otros, algo en extremo patente en los distintos subgéneros del metal extremo, bien mezclando géneros de antaño para generar la ilusión de lo “original”, bien emulando creaciones propias de otras épocas. Tal vez el principal aporte de este álbum sea decir mucho de lo que sucede en el panorama mundial de la música extrema, no solo a partir de sus composiciones, sino también desde su perspectiva conceptual, pues prácticamente todas las letras de este disco apelan al “ritual de la profanación” de tumbas. Y esa es exactamente la poética completa que emana de Necrometal: sacrilegio, perjurio, violación, blasfemia y muerte.

Fotografía extraída de www.metal-archives.com

Fotografía extraída de www.metal-archives.com

En la actualidad, específicamente durante diciembre de 2014, Necroripper lanzó su último trabajo, esta vez bajo el alero de Underground Defenders Productions. Se trata de del EP From Darkness, disponible en formato casete. Luego del alejamiento de Tyrant, guitarrista líder en Necrometal y que en la actualidad toca en Communion, la alineación de estos “errantes de mil criptas” está conformada por: Morbid (guitarra y voz), Cadaver (bajo y segunda voz), D. Holocaust (primera guitarra) y L. Medina (batería).

  1. El empuje fue tanto, que hoy en día Miserycore es una de las bandas más comentadas dentro del underground chileno, en particular luego de la edición de The Black Revenge, una compilación editada en 2014 por Evil Confrontation Records. []
  2. Insignes de Necroripper. El primero guitarrista y vocalista, el segundo bajista y segunda voz. []
  3. En la actualidad, se podría decir que este concepto está en crisis, en particular a partir de la irrupción de la digitalización de la música. []
Uranus 8 / January / 2015

Deja un comentario


Antes de comentar, por favor considerar:

  • Estos comentarios son moderados
  • Los comentarios deben ser relevantes para el tópico de la publicación y contribuir a la discusión
  • Ataques personales y/o lenguaje con groserías no serán tolerados
  • Comentarios spam serán eliminados

Ficha

Disco: Necrometal
Banda: Necroripper
Año: 2012
Tipo: LP
País: Chile
Sello: Evil Confrontation Records
Alineación:

Morbid (guitarra y voz)

Cadaver (bajo y segunda voz)

Tyrant (guitarra líder)

L.M.R. (batería)

Tracks:
  1. Funeral
  2. Under the Crypt
  3. Raping your Rest
  4. Fuck In the Graveyard
  5. The Premonitions about his Final Hour
  6. Necrometal
  7. Triumphatus ex Mortis
  8. Nocturnal Necroripper
  9. That Sweet Perfume from Graves

¿Quieres seguir informado?